domingo, 1 de marzo de 2009

Hispanos Antiguos 240 a.c.- 20 a.c. ( II / 39 )

Como comenté en el primer artículo, la idea es coleccionar los ejércitos de la historia de España en formato DBA, a esto añadiré los enemigos naturales según la época y lo presentaré todo con un resumen del momento histórico para ubicar en el tiempo a cada ejército. Este ejercicio es el que me permitirá avanzar en el arte de la escritura.

Por ser el primer artículo me ha salido un tanto cronologia sin más.
Resulta dificil escribir con fluidez cuando no estás acostumbrado a ello, con lo que la creación de este blog me va a servir, además, para adiestrar esta faceta de una pasión recien encontrada, la historia al son de DBA.


Un poco de historia.-

Las primeras referencias escritas sobre los pueblos de la península ibérica aparecen en la Biblia donde se habla del pueblo Tarteso, supuesta mente localizado en el suroeste de la península.

En el siglo IV a.C. ya era conocida por griegos y fenicios que habían creado colonias en sus costas utilizándolas para el desarrollo comercial de sus pueblos. Pero su interior era aún
desconocido, tanto griegos como fenicios no habían ido más allá de los pueblos litorales.

Después de la 1ª guerra púnica en el siglo III a.C., Cartago, tras su derrota contra Roma, necesitada de establecer nuevos núcleos comerciales y de conseguir más riqueza y tropas, se lanza a la conquista de Iberia dándole el mando del ejército encargado de la empresa a Amílcar Barca.

A la muerte de Amílcar toma el mando su yerno Asdrubal, este mantiene una política de diplomacia llevando a cabo alianzas con las tribus del este peninsular. En 221 a.C. es asesinado siendo sustituido por Aníbal Barca. Tras una serie de acontecimientos, Aníbal, toma Sagunto provocando la respuesta romana y dando comienzo la 2ª Guerra Púnica.

En su lucha con Roma, Cartago pierde la partida y con esta sus posesiones en Hispania Roma, con el levante y el sur de la península en su poder, siguió con su expansión hacia el interior anexionando territorios. Hispania quedo dividida en dos, Ulterior y Citerior, cada una gobernada por un procónsul.

En 197 a.C. se organizo una rebelión por parte de los íberos y los ilergetes en la provincia Citerior y de los turdetanos en la Ulterior y Roma tuvo que enviar al cónsul Marco Catón para sofocar los levantamientos.

Entre el 190 a.C. y el 184 a.C. Roma acomete la conquista de Lusitania y en el 181 a.C. de la zona centro, llamada Celtiberia.

Ya en el 155 a. C. los lusitanos, al mando de un caudillo llamado Púnico se vuelven a alzar en armas contra Roma, en el 153 a.C., tras su muerte, le releva Caisaros. Al levantamiento se unen vetones y celtíberos. Roma envía a los cónsules Quinto Fluvio Nobilior y Lucio Mummio que consiguen acabar con el levantamiento.


En el 151 a.C. Servio Sulpicio Galba fue enviado, en calidad de pretor, a gobernar la Hispania Ulterior. Galba quiso castigar a los lusitanos por las incursiones realizadas contra los emplazamientos romanos y se puso al frente del ejército para marchar sobre estos. Pero los lusitanos le infligieron una serie de derrotas que hicieron que se retirara a los campamentos de invierno. Al año siguiente tras unas serie de promesas los atrae hacia una trampa criminal. Miles de lusitanos fueron asesinados, muchos más vendidos como esclavos en las Galias, y unos pocos consiguieron escapar.

Entre estos se encontraba Viriato, que lleno de hambre de venganza protagonizó un nuevo levantamiento. Utilizando tácticas de guerrilla, atacaban intentando causar el mayor daño posible en puntos concretos del ejercito romano y antes de que este pudiese reaccionar se marchaban por donde habían venido.

Durante más de siete años trajo de cabeza a los romanos ocasionándoles graves derrotas llegando, incluso, a capturar al cónsul Quinto Fabio Máximo Serviliano., este hecho le proporcionó la clave para firmar la paz con Roma y llegar a ser considerado como rey. En el 139 a.C. es asesinando por dos de sus lugartenientes, sobornados por Roma. Cuando estos van a cobrar por el servicio realizado, el cónsul Servilio Cepión ordena su ejecución con la que se hizo famosa frase “Roma no paga traidores”.

En el 83 a. C. se producen las Guerras Sertorianas. Quinto Sertorio, en su guerra civil contra Lucio Cornelio Sila llega a Hispania para organizar desde ella su defensa y acaba convirtiéndose en un rebelde en lucha contra el poder romano atrayendo a su causa, y haciendo causa común, a los pueblos hispanos. En el 74 a. C, Pompeyo y Metelo Pio, consiguen derrotarlo, y en el 72 a.C. es asesinado tras una conspiración liderada por Marco Perenna.

En el 29 a.C. Solo quedaban los cántabros por rendir y Roma habría conseguido doblegar, por fin, a los hispanos y conquistar todo su territorio, pero no le resultó fácil. El mismo Julio Cesar Augusto tuvo que ponerse al mando de las tropas romanas para conseguir llevar a cabo la empresa. La resistencia cántabra duró diez años, en el 19 a. C. Roma conquista Cantabria y con esta la totalidad de la península dando comienzo al periodo histórico llamado Romanización.

Durante todo este periodo, tanto cartagineses como romanos, tuvieron que enfrentarse a unos pueblos de un coraje sin igual. La facilidad para guerrear, su entrega en el combate y la fiel lealtad que demostraban para con sus líderes, la famosa Devotio, que les llevava incluso a la muerte si este moría, les proporcionó un gran respeto por parte de sus enemigos hasta el punto de que estos los incorporaron en sus filas como mercenarios. Incluso los romanos los emplearon directamente como auxiliares de su ejército.

Los pueblos Hispanos más representativos en nuestra historia militar de la época eran los de los Íberos, los Celtíberos y los Lusitanos.

(A partir de este punto voy a nombrar a los guerreros con la terminología de DBA
para una mejor comprensión entre la forma estrictamente histórica y su abstracción para ser usados en un juego.




Básicamente, los guerreros hispanos se dividian en:


Caballería (3Cv) y caballería ligera (2Lh). La Cv es la designada como General del ejército.


Auxilias (3Ax). Los Scutarii recibian su nombre por el escudo que portaban, grande y alargado de origen celta llamado igualmente scutarii. Armados de lanza, soliferrum, y la temida falcata eran el grueso de los ejércitos íberos. En la foto aparecen auxilias con caetra, esto es así para representar la auxilia de los lusitanos que estaba formada en su totalidad por caetratis.



Las bandas de guerra (3Wb, de su nombre en ingles), eran la base de los ejércitos celtíberos. Formando como una unidad de choque fueron muy apreciados y se emplearon como mercenarios tanto con los ejércitos invasores como con los de casa.



Y los psilois (2Ps). Estos usaban un tipo de escudo pequeño y redondo llamado caetra y por el que recibian el nombre de Caetrati. Hacian las funciones de hostigamiento en las que en ocasiones contaban con la ayuda de los honderos baleares, otra tropa que contó con la admiración de romanos y cartagineses.

.

Y en la última etapa de esta historia tambien Espadas (4Bd, igual que la Wb), que serían las legiones romanas al mando de Sertorio en su andanza hispana.

.


Me a quedado un tanto extenso el artículo, pero si has llegado hasta aquí sin perecer en el intento ya me hace sentir satisfecho.

Las siguientes entregas se verán supeditadas al tiempo que pueda emplearles, aunque ya os puedo confirmar que como mínimo serán trimensuales y como máximo según permita la vida real, al menos durante los primeros cinco artículos, ya que tengo comprometidos otros proyectos que han de salir adelante.

Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario